8. San Lorenzo in Fonte

lorenzo La pequeña Iglesia de San Lorenzo in fonte (o sea “a la fuente”) escondida entre los edificios de la Vía Urbana en el número 50 en el bellísimo y antiguo barrio Monti, conserva un pozo milagroso: el manantial con el cual Lorenzo, arzobispo del Papa Sixto II (257-258), bautizó y convirtió al cristianismo su propio carcelero Hipólito. Ese acontecimiento nos recuerda a otra fuente milagrosa y otro lugar mucho más famoso e importante que fue lo de la Cárcel Mamertina, en el Foro Romano, donde San Pedro dio el bautismo a sus dos carceleros Proceso y Martiniano que abandonaron en seguida las religión pagana.

HISTORIA DE LA IGLESIA Y SU POZO MILAGROSO

La fuente presente en la iglesia de San Lorenzo, está conservada dentro de un nicho en la derecha de un pequeño espacio de forma circular realizado según la antigua técnica de construcción romana del opus reticulatum (que fue utilizada desde el siglo I a. de C.) a más o menos 6 metros bajo el nivel de la iglesia y no muy lejos de su ábside superior. El pozo, muy probablemente, es origen de una domus romana – quizás la del mismo Hipólito – de la cual han sido separados, hasta ahora, sólo dos ambientes pertenecientes a habitaciones que rodeaban un patio (en latín llamado “peristilium”).

En la época medioeval, siguiendo evidentemente una tradición oral, se levantó por encima de ese primer núcleo romano, un oratorio que en el centro tenía a la vista de todos los fieles el pozo. Durante los años sucesivos, la fama del pozo y de su agua milagrosa, llegó hasta los Palacios Vaticanos, hasta que en el 1543 se decidió de erigir una iglesia gracias a las ayudas económicas del cardenal Juan Álvarez De Toledo.

interno lorenzo Luego el papa Urbano VIII (1623-1644) en 1630 la hizo ampliar por el arquitecto Domenico Castelli, colaborador del Bernini y del Rainaldi. Su fachada se presenta de manera muy sencilla (respetando evidentemente la “popularidad” del barrio): con un portal al centro flanqueado por cuatro lesenas y en la parte en alto dos nichos que en origen tenían dos frescos con las figuras de los dos Santos: Hipólito y Lorenzo a los cuales está dedicada además la inscripción latina. El interior es de una sola nave con restos muy deteriorados de imágenes del siglo XVII.

Según la tradición Hipólito, el militar romano que fue convertido al cristianismo, fue martirizado el 13 de agosto, tres días después de la muerte de Lorenzo y fue matado arrastrado por caballos en la Vía Tiburtina donde su cuerpo, abandonado, fue recogido y sepultado en las catacumbas por el presbítero Giustino.

La Iglesia de S. Lorenzo in fonte está ubicada en una zona donde pasaba el Vicus Patricius (era el nombre de una calle durante la época romana) que hoy es conocida con el nombre de Via Urbana (por el papa Urbano VIII que la recalificó en el siglo XVII). Esta calle en las épocas antiguas, seguía el trayecto de un pequeño río subterráneo que pasaba en las laderas entre las tres colinas del Quirinal, del Viminal y del Esquilino.

Visto: 411